Archivo mensual: enero 2018

En invierno

Otra canción en bucle. De repente, sin avisar, sin tener intención de escucharla en un primer momento, pero ocurre. Me pasa a menudo: a veces aparece ante mí una imagen, una persona, una canción, un rostro, un objeto, y se graba a fuego. La nada absurda toma una forma concreta y se convierte en tótem, en arquetipo, en ídolo sobre el que empiezo a orbitar compulsivamente. Y me vale cualquier cosa: desde las incursiones nórdicas en Inglaterra en la alta edad media hasta tu vientre asomándose por debajo de tu camiseta, pasando por una canción horrible, la Epopeya Eslava de Mucha que no pude ver en Praga, las cicatrices de mis dedos, las luces odiosas de navidad por todo Madrid, los anacardos, el pelaje de los mastines. Lo que sea. Es como si necesitase obsesionarme con algo nuevo todo el rato; mientras pienso en morder una carne que sangre siento que no soy suficiente, y que nunca llegaré a serlo. Mastico en mi propia lengua el malestar que me brindan los cigarrillos, y hoy es viernes pero no he salido porque mañana (en un rato) tengo que despertarme a las seis de la mañana para ir a un velorio anticipado por alguien que ni siquiera estará presente. Estoy temblando, debería dejarlo, pienso en “y que sea lo que dios quiera”, pero dios o su inexistencia me dan igual: tengo problemas más importantes en los que sobrepensar.

Anuncios