Barricada

Como Londres o Roma ardo hasta los cimientos,

Y no puedo culpar a los cristianos para salvar mi cuello.

Mil historias están naciéndome dentro,

y tengo que apuñalarme para darles techo.

 

No puedo. No puedo.

Siempre que escribo,

emana algún dolor nuevo.

Me bato en duelo contra mí mismo habiéndome quedado ciego.

 

En la misma sala donde bailan mis fantasmas

habitan amantes fugaces a los que no consigo poner cara,

y un torrente de deseo sangra, manándome del alma.

 

No existen. -me miento- No existes. -me dicen-.

Y el amor, que se propaga como la peste,

toma la forma de un rostro vacío que me persigue con tus ojos tristes.

 

P.S.

Me encerré para sacar al monstruo que llevo dentro

pero nunca se irá de mis tripas; mis fantasmas son su sustento.

 

Anuncios

Acerca de kateshogun

Escribo historias, estudio psicología y compongo música. Abierto a todo tipo de proyectos artísticos. Ver todas las entradas de kateshogun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: